Actualidad

Se encuentra usted aquí

Javier Caravedo brindó conferencia en Bogotá
Congreso internacional congregó a alrededor de 1500 participantes.

Los días 26 y 27 de octubre, el Centro de Arbitraje y Conciliación de la Cámara de Comercio de Bogotá (CCB) organizó el “Congreso Nacional e Internacional de Convivencia Social”, con el objetivo de propiciar un espacio de intercambio de experiencias y reflexión conjunta para la construcción de paz en y desde los ámbitos educativo, empresarial y comunitario. 

El evento realizado en la sede de la CCB, ubicada en el Centro Empresarial de Salitre, reunió a alrededor de 1500 participantes provenientes de la sociedad civil, la academia, el sector empresarial, el Estado Colombiano, las comunidades y la escuela, que trabajan en el campo en la mediación, la conciliación de derecho, la conciliación de equidad, los comités de convivencia laboral, la justicia comunitaria y la mediación escolar.

El encuentro estuvo dividido en tres grandes temas. La primera mañana estuvo dedicada a la convivencia escolar, mediante la presentación de experiencias exitosas en el marco del Programa Hermes, implementado por UNICEF y la CCB en más de 400 centros educativos. En un segundo y tercer bloque, se abordaron temas vinculados a la convivencia empresarial y comunitaria, respectivamente, y el aporte de los medios alternativos de resolución de conflictos a la construcción de paz. Para abrir la reflexión, el evento contó con dos ponentes internacionales: César Rojas Ríos, de Bolivia y Javier Caravedo, del Perú, que además, participó en el panel sobre convivencia empresarial y creación de entornos de paz.

En su conferencia titulada “Relaciones Constructivas en el Ámbito Organizacional y Laboral”, Javier Caravedo estableció el desafío de las organizaciones de construir convivencia social en su interior y contribuir en la construcción de paz en sus entornos, en contextos de sociedades de post conflictividad armada y creciente conflictividad socioambiental, en un trasfondo de constantes cambios económicos, sociales, culturales, ambientales e institucionales. Para responder a esa complejidad resulta necesario reconocer a las organizaciones mismas como sistemas de vínculos que son afectados y afectan al sistema social donde se encuentran. Esta mirada permite identificar cómo se reproducen las tensiones, conflictos y violencias presentes en la sociedad. Así, los Comité de Convivencia Laboral pueden ser una oportunidad para construir espacios participativos desde los cuales desarrollar una cultura del diálogo en las organizaciones, que posibilite la prevención de la violencia, la resolución de conflictos, el respeto y promoción de derechos, y el aprendizaje para la paz.

“Dentro del ecosistema de convivencia social de una organización, nuestras acciones nunca son neutrales”, comenta Javier. “Sin ser consciente de ello, podemos reforzar estereotipos, normalizar asimetrías de poder o exacerbar conflictos”, explica. Sin embargo, este vínculo entre lo individual, lo organizacional y lo social también puede plantearse de manera positiva. Un enfoque adecuado, una ética coherente y un conjunto de buenas prácticas de convivencia aplicadas de manera consistente en las empresas, y en las organizaciones en general, tendrá un reflejo al interior que se proyectará a la sociedad. “Esto no sólo permite establecer lazos de confianza al interior de la institución, sino que promueve visiones conjuntas, armónicas y colaborativas, contribuyendo a una cultura de diálogo a nivel social”, explica Javier.

Para ProDiálogo, esta experiencia ha sido enriquecedora porque nos ha permitido presentar nuestro enfoque en el ámbito organizacional, y visibilizar la manera en la que las empresas pueden contribuir a la construcción de paz en nuestras sociedades, realizando con ello un aporte a la democracia, la gobernabilidad y el desarrollo sostenible.

Fecha: 
Viernes, 03 Nov 2017
Líneas de acción: 
Region: