Blog

Se encuentra usted aquí

"El Conocimiento es el comienzo"

Tras concluir con el taller de Transformación de Conflictos organizado por la American Friends Service Committee (AFSC) en Bogotá, prendí la tele en mi cuarto y me topé con el excelente documental “El conocimiento es el comienzo”, el cual relata la historia de la West-Eastern Divan Orchestra; en la cual jóvenes árabes y judíos trabajan codo a codo.

Ilustra cómo los prejuicios son superados durante los ensayos, los conciertos y las descontracturadas celebraciones posteriores. También muestra los problemas que surgen, y cómo la música puede ayudar a las personas con visiones distintas llegar a un acuerdo.

El documental traza la historia completa de la orquesta, desde su cración en 1999 hasta hoy. Después de enfrentarse con miles de obstáculos organizativos y politicos, esta orquesta alcanzó lo imposible cuando se presentó en Palestina y el Concierto de Ramallah atrajo la atención mundial, y no sólo de la comunidad artística.

Para sus fundadores, Edward Said (palestino) y Daniel Barenboim (israelí), la orquesta es una metáfora de lo que puede lograr en Medio Oriente. Este documental, dirigido por Paul Smaczny, obtuvo el Premio como Mejor Documental de Artes 2007 en el Banff World Television Awards Show, el Premio Emmy 2006, el Gran Premio FIPA D'OR 2007 y el Premio a Documental de Alto Valor Cultural en el DOCFEST de Palermo, Italia. Duración: 120 minutos (tomado de la pag web de film and arts)

Edward Said murió el 2003 de leucemia, lo cual no evitó que Daniel Bernboim logre el sueño de tocar con la orquesta en un concierto en Ramalah (Palestina) el 2005. Destaca en el documental, la escena en la cual Barenhoim es premiado en el Knesset (Parlamento isarelí) por el Ministerio de Educación de Israel y otras autoridades, expresando en la ceremonia sus convicciones en cuanto a la contradicción que plantea la política israelí sobre el territorio palestino a la luz de lo postulado por la Constitución de Israel.

La respuesta de la ministra allí presente fue expresar su disgusto diciendo que el agradecimiento del premiado se había convertido en un dicurso político insultando al Estado Israelí.

Gran documental y la evidencia de que a través de las artes se puede promover la transformación de las personas y de los conflictos.