Blog

Se encuentra usted aquí

El Partido Perú Vs. Chile

La tensión de las relaciones entre Perú y Chile se va a recrear este domingo 29 de marzo en el estadio Monumntal con el partido de fútbol entre sus respectivas selecciones de varones. El partido será en Lima y ya se siente un ambiente de competencia conflictiva. Nada más innecesario para la propia naturaleza de un juego, se trata solo de eso, medir fuerzas y ganarle al otro. No más.

Sin embargo, este clima de tensiones está cumpliendo casi un mes y tiene como punto de inicio la entrada en vigencia del TLC entre Perú y Chile el 1ro de marzo pasado. Interesante ver que en Chile el TLC fue aprobado por las dos Cámaras del Congreso sin oposición alguna y en el Perú solamente a través del Ejecutivo.

Una de las mayores críticas de sectores de oposición, sobre todo del Partido Nacionalista Peruano, liderado por Ollanta Humala, fue indicar que no es apropiado en la coyuntura del conflicto límitrofe maritmo con Chile suscribir un TLC y, de otro lado, que dicha aprobación debió ser debatida en el Congreso de la República. A esta orientación se sumaron los toledistas.

La discusión entre políticos y congresistas peruanos sobre la idoneidad de un TLC con Chile dio lugar a que el entonces Canciller chileno Foxley manifestará: “No entiendo la discusión que se está dando en el Perú en estos momentos, nosotros en Chile estamos mirando al Siglo XXI, pero en el Perú hay políticos que tienen la mirada anclada en el siglo antepasado” lo cual inmediatamente fue recibido como una intromisión y afirmación de mal gusto en el Perú.

Siendo una verdad, que muchos peruanos aun experimentamos muchos sentimientos al conocer la historia peruana en el triste pasaje de la guerra con Chile del siglo XIX y que sus secuelas se extienden más allá del Tratado de Lima y la entrega de Tacna en agosto de 1929, es también cierto que lo mejor es que chilenos y peruanos se guarden sus comentarios para sí mismos puesto que estos afectarán sensibilidades.

La respuesta a los comentarios de Foxley no se hizo esperar y tuvo como su máxima expresión la presentación de una acción de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional peruano por 34 congresistas de diversos partidos políticos para invalidar el acuerdo con el vecino país del sur.

Para incrementar las tensiones, coincidió con este momento la visita del Ministro de Defensa del Perú a Santiago para reunirse con su similar chileno el 9 de marzo y en lugar de impulsar el mecanismo del “dos más dos”, la visita acabó en un chasco por cuanto el ministro chileno, José Goñi Carrasco, se quejó a la prensa antes de la reunión que el gobierno peruano no informaba a La Moneda cuándo renueva sus equipos militares, y que él se entera por la prensa, a diferencia de lo que hace Chile.

La respuesta de Antero Florez Araoz, Ministro peruano de Defensa fue directa al indicar después de la reunión que el Perú es totalmente transparente con sus compras y que lo que está haciendo actualmente es recuperar la capacidad de sus equipos. El resultado de la reunión no contempló reiniciar el dos más dos. En breve, dos más dos igual cero.

Ante el clima de tensión que ya existía entre ambos países por la presentación de la demanda peruana ante la Haya que tenía como su plazo máximo el 20 de marzo, se suscitaron cambios ministeriales en Chile el día 11, dejando la cartera de Relaciones Exteriores Alejandro Foxley, y nombrándose tmbién un nuevo Ministro de Defensa. En este clima la decisión de la Presidneta Bachelet generó mucha especulación sobre las razones de los cmabios en el lado peruano.

Para continuar con los dimes y diretes, el Presidente del Consejo de Ministros del Perú, Yehude Simons, manifestó su agrado ante el cambio del Ministro Foxley de la cartera de Relaciones Exteriores y del Ministro de Defensa de Chile, José Goñi, e indicó que el cambio de gabinete ayudará "a mejorar las relaciones" entre ambos países.

Además señaló: "Estos personajes en lugar de ayudarnos a integrar los pueblos, producían diferencias. No te voy a decir que me alegro o que me pongo triste, pero ciertamente eso ayuda a mejorar las relaciones". Inmediatamente, la Presidenta Bachelet exigió respeto al Perú por los cambios realizados. Paralelamente Ollanta Humala relizaba mítines en Tacna y Arequipa contr el TLC suscrito con Chile.

Finalmente, la demanda peruana contra Chile por la delimitación marítima se presentó el 16 de marzo ante La Corte Internacional de Justicia de La Haya reduciendo la presión de del caldero que se había convertido las relaciones peruano-chilenas.

En breve, las lecciones a recordar son:

Primero, evitar dimes y diretes e intromisiones en asuntos internos. Metafóricamente ponernos un gancho de ropa en la boca en ambos lados para evitar expresiones que aumenten intercambios comunicacionales que aumenten tensiones.

Segundo, que es cierto que la derrota en la Guerra con Chile de 1879 es una herida que no ha cicatrizado en nuestro imaginario y es un asunto culturalmente sensible en el Perú, y, a no dudarlo, existen sentimientos antichilenos producto del resultado de esa guerra y de las relaciones bilaterales posteriores. También es cierto ue existe otra perspectiva que invita mirar a un futuro mejor libre de conflictos con Chile.

Tercero, lo gobiernos de turno peruanos deben dialogar con todos los sectores políticos cada vez que se trate algún tema de interés nacional en las relaciones peruano-chilenas. No hacerlo da pie a especulaciones y a la politización de la temática.

En el caso del TLC hubiera sido más interesante abrir la discusión con todos los sectores políticos en el Congreso por más que constitucionalmente esto no fuera obligatorio.

Cuarto, el gobierno chileno debe mostrar mayor disposición a entender que la relación peruano-chilena debe ser tratada con mucha sensibilidad debido a las heridas no cicatrizadas que ha dejado al derrota del Guerra del Pacífico, aunque pueda sonar una letanía ahistórica, pero es verdad se trata de un anclaje emocional o un trauma nacional que debe ser tomado en cuenta en las relaciones bilaterales. Guste o no guste es así y creo que es importnte reonocerlo y entenderlo en lugar de quedarse tan solo en la crítica.

Quinto, y esta es mi hipótesis personal, las relaciones entre Perú y Chile no van a mejorar si solo se trabaja en el plano diplomático oficial o en el plano gubernamental bilateral y comercial. Se requiere la utilización de la llamada diplomacia ciudadana o mecanismo multi track donde se puedan tender puentes de comunicación y colaboración entre peruanos y chilenos de diversos sectores: jovenes, académicos, periodistas, líderes sociales y de base, etc.

Crear esta red ciudadana ayudará a generar mayores contactos y comprensión del otro, mejora en la comunicación, generación de confianza, flujos de información más frecuentes y una red que pueda amortiguar las tensiones que puedan darse en el plano oficial. Esta es una tarea aun por construir.