Existe una constante y natural tensión entre los intereses de las empresas y los de sus trabajadores, ya sea individual o colectivamente considerados. Sin embargo, esta tensión es muchas veces ignorada o inadecuadamente manejada lo cual a la larga alimenta situaciones de conflicto encubierto o manifiesto, limitando las capacidades de las partes para generar una dinámica de relacionamiento más constructiva que apunte al logro de beneficios mutuamente satisfactorios.

En este campo, así como en el manejo de situaciones conflictivas relacionadas con demandas gremiales, nuestro trabajo está orientado a fomentar el diálogo social, a través del fortalecimiento de destrezas y habilidades para el análisis de conflictos y la negociación constructiva, la asistencia técnica de los procesos, y la facilitación como terceros de espacios de diálogo y concertación.

Volver